martes, 19 de enero de 2016

La chica danesa: visión de una enfermera

Hoy he visto "La chica danesa", una película biográfica británica dirigida por Tom Hooper y protagonizada por Eddie Redmayne, Alicia Vikander, Amber Heard y Matthias Schoenaerts. Parte con 4 nominaciones a los Oscars y no es para menos!!!, me ha parecido sublime.

Está basada en la novela homónima de David Ebershoff, y cuenta la historia real de la pintora danesa Lili Elbe, la primera mujer transexual en someterse a una cirugía de reasignación de sexo. Transcurre entre Dinamarca, Alemania, París hace 85 años, es una historia conmovedora en la que el protagonista empieza como un disfraz y un juego el vestirse de mujer y ésto desencadena el despertar de un anhelo escondido: ser mujer.

Para conseguirlo, pasará muchas vicisitudes. Primero, en la búsqueda de su identidad sexual, ya que está confundido, visita multitud de médicos que le tachan de esquizofrénico, de perversión y mil diagnósticos más de la época. Después, me hace reflexionar ver la actitud paternalista en la atención médica que le dan, pero resulta que este modelo de atención lo hemos dejado hace muy pocos años, por cierto. Aparte, tenemos una persona que está sufriendo con esta situación y le catalogan como un enfermo mental, añadiendo más sufrimiento al asunto, incluso tiene que escapar de Dinamarca a París, una ciudad más liberal. También me resultan curioso los postoperatorios de Lili en su lucha de convertirse en mujer. Es tal su valentía que se somete a varias operaciones novedosas, sin garantía de éxito, pasando un auténtico calvario. Yo me alegro de disponer de la medicina moderna al ver esta película, sobre todo hay una escena que me ha conmovido mucho, en la que Lili aparece con sujeción mecánica (atada) por los intensos dolores tras la primera intervención y sometida a continuas inyecciones (de las de antes...) de morfina. Afortunadamente, hoy en día se valora y trata más el dolor.

Dejando aparte la visión enfermera (ains, esta deformación profesional...), es también la historia de un amor incondicional, ya que esta situación bien hubiera podido romper el matrimonio, sin embargo, Gerda (la mujer de Einar, antes de convertirse en Lili) le apoya en su gran decisión, le acompaña en esta transformación y permanece a su lado.

Esta película me hace pensar en lo importante que es en la atención al paciente la empatía, humanizar los cuidados, escuchar a la persona, una sonrisa. Y, por supuesto, te la recomiendo ver.

3 comentarios:

Gracias por tu comentario, q tengas un buen día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...