martes, 24 de enero de 2012

¿qué aspectos hay que valorar en el estado general de los niños?

Quiero compartir este post del blog "DIARIO DE UNA MAMÁ PEDIATRA", que habla de la valoración del estado general en los niños.

Para ello, los aspectos a tener en cuenta son:

El tono muscular, los movimientos y las ganas de moverse de forma activa son signos de buena salud; al contrario que un niño quieto, apagado, sobre todo si es un niño muy activo.

La interacción con el entorno. Suele indicar buen estado general un niño que se fija en todo, que quiere tocar todo.

El lenguaje o el llanto, de características normales son buena señal. En cambio, un niño con mal estado general no habla y el llanto es débil y lastimoso.

La mirada, si es atenta, pendiente de todo es buena señal. En cambio, los niños enfermos suelen tener la mirada perdida, los ojos pueden estar hundidos e inexpresivos.

El triaje es el proceso de valoración clínica preliminar que ordena los pacientes en función de su urgencia/gravedad, antes de la valoración diagnóstica y terapeútica completa en el servicio de Urgencias.

El reconocimiento de que los niños que precisan atención urgente tienen unas necesidades únicas y especiales implica tanto la necesidad de personal como de herramientas de trabajo específicas, como son los protocolos de triaje pediátricos.

Actualmente, es un aspecto muy importante debido al incremento progresivo del índice de consulta en los servicios de urgencia pediátricos, hay muchos momentos de saturación que precisan de estrategias para gestionar con eficiencia el incremento del flujo de pacientes.

También recomiendo leer la ponencia "TRIAJE AVANZADO. PRESCRIPCIÓN ENFERMERA" que una compañera, Maribel Ares Ares, de la Urgencia de Pediatría, Hospital de Cruces-Barakaldo, presentó en la Mesa Redonda sobre Innovaciones en Enfermería de Urgencias Pediátricas en la "XV Reunión Anual de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría".

Cuenta la experiencia en nuestro hospital de la versión pediátrica de la escala canadiense (PaedCTAS), introducida en el año 2007.

La valoración del paciente según esta escala, se realiza en 3 pasos. Primero, y más importante, triángulo de evaluación pediátrica (TEP). Segundo, motivo de consulta principal. Y tercero, valoración fisiológica (constantes vitales). El TEP es una herramienta rápida, simple y práctica para evaluar a los pacientes pediátricos. Sus tres componentes (apariencia, esfuerzo respiratorio y perfusión cutánea) reflejan de forma fiable la situación fisiológica global del paciente.

La clasificación que resulta tras la valoración se realiza en cinco niveles, que están relacionados con tiempos de espera para la asistencia médica: Nivel I, asistencia inmediata; Nivel II, 15 mins; Nivel III, 30 mins; Nivel IV, 60 mins y Nivel V, 120 mins.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, q tengas un buen día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...